lunes, 27 de abril de 2020

Erase una vez Un Vampiro - Episodio 2 - El encuentro


Y allí estaba, sentada en la mesa de un gran comedor decorado con un estilo muy de los años 20. La sirvienta le había traído café, tostadas con mermelada, croissants, tortitas con sirope de arce y huevos, pero ella era incapaz de comer nada, tenía el estomago cerrado, y un poco de nauseas,  seguía con una taza de café negro en la mano del cual casi ni había probado casi.


- Deberías comer algo - dijo Erik,  sobre todo después de la cantidad de alcohol que has bebido anoche… alcohol y….
- Qué más? Me has drogado? Por eso estoy así de débil? pregunto asustada Sira
- No amor, no te he drogado, le contestó Erik, o al menos de la manera en la que tu estas pensando
- Qué quieres decir con eso?
Un silencio absoluto domino la habitación de repente.
- Por favor Erik, si es que te llamas así realmente, claro dime que me paso anoche… Y donde esta mi móvil? tengo que llamar a mi trabajo para decirles algo… seguramente tendré mil llamadas perdidas de mi jefe…
- No te preocupes por eso, ya saben que estas indispuesta y que te tomaras unos días libres para recuperarte…
- Ya saben? Pero qué has hecho? Hablar con mi jefe?
- Bueno como no paraba de llamar, he cogido el teléfono y le he dicho que soy tu hermano y que no te encontrabas muy bien… Además no he mentido, no te estás encontrando bien, no es así?
- SI, PERO ES POR TU CULPA…...NO SE QUE ME HAS HECHO!!!
- Por favor, relájate y deja de gritarme, no reaccionó bien a los gritos… dijo Erik con una voz calma pero a la vez muy contundente
- Acábate el café, come algo y luego hablaremos
- Y para que lo sepas… SI mi nombre es Erik ….Erik Ulfsson….quizás hayas oído algunas historias sobre mí y mi familia
En ese momento no sabía qué hacer… quedarse y averiguar qué le pasó, salir corriendo… aunque si realmente es quien dice ser no llegaría ni a la puerta si él no la quería dejar irse. Había escuchado muchas historias sobre él y su familia, y la mayoría eran muy difíciles de creer, hasta fantásticas diría ella. Toda la ciudad de Barcelona les temía porque las malas lenguas decían que eran vampiros que se habían afincado en la ciudad condal hace más de 300 años. Pero cómo van a ser vampiros si tanto él como sus hermanos han sido vistos a la luz del día, y ahora mismo él está en la ventana mirando el sol y no le quema ni se ha vuelto cenizas.

Entonces a pesar de que cada fibra de su cuerpo le decía que saliera corriendo y que intententara olvidar (lo poco que recordaba, claro) todo lo que pasó desde que salió del restaurante, decidió quedarse y así poner algo de luz donde en ese  momento solo había oscuridad.

Finalmente acabó su café, mordisqueo un croissant y decidida se levantó de la mesa…
- Ya he acabado, ahora  podemos hablar?
Erik se vuelve hacia ella sonriendo y con sus ojos color avellana la mira de arriba abajo
- Claro… Acompáñame a mi despacho
Sira temblando le sigue hasta unas puertas de estilo francés de color oscuro, el abre las puertas y la invita a pasar con un gesto…

La habitación era bastante grande, con una mesa de despacho enorme de color nogal que parecía desgastada por años de uso, presidida por un sillón de cuero negro, también pudo ver un chéster también de color oscuro...toda la habitación emitía un aroma a historia.

- Siéntate, le dice Erik señalando el  chéster
Sira se sienta al borde, con las manos entre sus rodillas, el coge una de las sillas que habían delante de la mesa de despacho y se sentó casi delante de ella.
- Bueno tu dirás, que es lo que quieres saber? dijo Erik
- Me dirás la verdad? pregunto Sira
- La gran pregunta es: ¿ Estás preparada para la verdad? preguntó el
- Sí, dijo ella con voz tenue
- De acuerdo, empecemos entonces….
- E...eres un vampiro? Preguntó ella con la voz temblorosa
- JAJAJAJAJAJA!!! En serio esta es la primera pregunta que tienes para mí? se rió Erik
- Porque te ríes de mi?- pregunta ella mientras siente que la risa de Erik le resuena en la cabeza como si de una gran campana se tratara
- Porque pensaba  que querías saber qué te pasó anoche.
- Bueno si, pero ….
- Pero que?
- Nada, déjalo no tiene importancia -  pero había algo que la hacía sentir el cuerpo como entumecido
- Créeme que en cuanto te lo explique todo, muchas de tus preguntas serán contestadas
- Vale, dijo ella más asustada todavía
- Empezaré desde que les dijiste a tus amigas que te quedabas para una copa más conmigo…
Nos tomamos esa copa, y algunas más. Sobre las 4 llamaste a un taxi y me dijiste que te ibas a tu casa porque tenías una reunión con tu jefe a la que no podías faltar. Después de unos 10 min recibiste una llamada del conductor del taxi y saliste del local, yo te quise acompañar pero me dijiste que no hacía falta que era un conductor habitual y que estarías bien…. Yo acabe mi copa y salí para dar un paseo hasta mi casa…. - mientras él le estaba contando lo que había pasado, ella seguía sintiendo extraña, como si no estuviera dentro de su cuerpo, y observara la escena desde fuera -  y después de caminar unas 3 manzanas te encontré desorientada, aturdida y sin saber que había pasado después de que salieras del local, en cuanto me acerque a ti empezaste a temblar y tuviste algún tipo de crisis después de la cual te desmayaste y dejaste de respirar…
- Deje de respirar? Me llevaste a un hospital?
- No, no te lleve a un hospital, no creí que fuera oportuno dado quien es tu familia y lo rápido que estaría la prensa intentando averiguar lo que pasó o más bien inventando lo que pasó.
- Entonces?
- Entonces te di de beber mi sangre….
- ME DISTE A BEBER EL QUEEE????
En ese momento Erik se levanto de la silla y se le acercó tanto que ella se tuvo que echar para atrás, y fue en ese momento cuando se dio cuenta de que los ojos de Erik habían cambiado y que se le asomaban los colmillos
- Ya te dije una vez que no reaccionó bien a los gritos…
- Eres… eres… un….. vampiro, por favor no me mates….
- Matarte? Si hubiera querido matarte ya lo estarías desde esta madrugada y no habría esperado a que estuvieras en mi casa.






No hay comentarios:

Publicar un comentario